Incongruencias


No va bien con el necio vivir entre lujos,
y menos con el esclavo gobernar a los príncipes.
Proverbios 19:10

Ante los ojos de Dios, todos sus hijos somos iguales. Ya lo decía el apóstol Pablo: “Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús.” Empero, hay que entender que Dios ha colocado en diferentes posiciones de liderazgo dentro de la organización de la iglesia a diferentes personas con diferentes talentos a quienes les ha dado diferentes dones. Todos estamos aquí para servir y el servicio es lo que importa, no el título o el puesto que se nos haya asignado. Cualquiera que sea la posición que se nos ha ya encomendado, debemos cumplir con las obligaciones y requerimientos de la posición con sabiduría y cordura. Muchas veces nos quejamos de que Dios no nos ha dado una oportunidad para ser líderes y destacarnos sobre los demás. Bueno, la pregunta que debemos hacernos en ese caso es ¿Cuento con la madurez y las destrezas necesarias para desempeñar esa función con un nivel de calidad que haga que los demás den la gloria a Dios? ¿Busco mi gloria o la gloria de Dios?

Recordemos las palabras de nuestro Señor Jesús cuando narró la parábola de las monedas de oro o de los talentos: “¡Hiciste bien, siervo bueno y fiel! Has sido fiel en lo poco: te pondré a cargo de mucho más. ¡Ven a compartir la felicidad de tu señor!” A la luz de tu desempeño y responsabilidad, ¿Crees que Dios puede decirte a ti lo mismo que le dijo el dueño de las monedas a su siervo? Si no has actuado con una dignidad superior a la requerida por el cargo que ahora ostentas, ¿ Crees que Dios te pondrá en una posición que requiera mayor dignidad aún? Todo lo que hagamos debe ser hecho para la gloria de Dios. Si la gente no le da la gloria a Dios por lo que tú estás haciendo, algo anda mal. Dediquémonos, pues, con humildad y responsabilidad a llevar a cabo las tareas que nos han sido encomendadas y, si logramos hacerlo con excelencia, Dios nos recompensará adecuadamente. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s