Natura


Los árboles del SEÑOR están bien regados,
los cedros del Líbano que él plantó.
Allí las aves hacen sus nidos;
en los cipreses tienen su hogar las cigüeñas.
En las altas montañas están las cabras monteses,
y en los escarpados peñascos tienen su madriguera los tejones.
Salmos 104:16-18

Las maravillas de la creación siguen llenando de asombro a científicos y legos. La prodigiosa manera que tiene la naturaleza de sobrevivir bajo cualquier circunstancia es algo que muchos tratan de comprender pero nadie lo logra porque ese conocimiento está oculto para la gran mayoría y reservado sólo para quienes son dignos de recibir la sabiduría que viene de Dios. Es Dios quien siembra, cultiva, cuida, y mantiene los grandes bosques y selvas que tanto nos llenan de admiración. Es Dios quien se encarga de proveer abrigo y cobijo a todas las especies animales y vegetales bajo diferentes clases de clima y en todo lugar. Es Dios quien dotó a las cabras monteses de una anatomía específica para que puedan habitar en altos y escarpados montes y se muevan con seguridad donde otros resbalan y perecen. Es Dios quien le ha dado a los tejones la habilidad para cavar profundas madrigueras en las cuales se protegen de las inclemencias del tiempo y de los ataques de sus depredadores.

Ese mismo Dios creador de la naturaleza es quien nos ha dado la vida y la protección que necesitamos para marchar adelante sin tropiezos y sin temor. En él podemos confiar plenamente porque su autoridad está por encima de toda autoridad y su poder no puede ser superado por nada ni nadie. Si contamos con el apoyo de la autoridad máxima que está por encima de toda la creación, ¿por qué hemos de temer? De su mano lograremos proezas y bajo su cuidado llegaremos a puerto seguro. Para él no hay nada imposible y su poder es infinito e incomprensible. Cualquiera que sea la dificultad que estemos atravesando no debemos temer puesto que él tiene todo bajo su control y todo sucederá de acuerdo a su divino propósito. Acompañemos al coro celestial y exclamemos a una sola voz ¿Quién como tú, Señor? ¡Sólo a Dios sea la gloria!

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Natura

  1. Mirna Ester Alvarez Murgas dijo:

    Si… ¿QUIEN COMO TU, SEÑOR? ¡¡¡AMEN!!!

  2. silver price dijo:

    El hogar de las aves, el agua del ganado, la hora de trabajar y la sábila de las plantas, cumple con el ciclo se cumpla según la voluntad del creador. No ve el salmista en esta parte del escrito una mano de equidad diferente a la de Dios mismo, por lo cual es coherente pensar que el equilibrio debe guardarse bajo la autoridad divina y no por pensamiento humano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s