Reflexión y acción


Me he puesto a pensar en mis caminos,
y he orientado mis pasos hacia tus estatutos.
Me doy prisa, no tardo nada
para cumplir tus mandamientos.
Salmos 119:59-60

Si nunca se nos llamara la atención, nunca nos daríamos cuenta de que nos estamos desviando del camino correcto. Son muchas las razones que nos hacen desviarnos y muchas las cosas que nos entretienen y nos hacen descuidarnos. Si nuestra mirada no está enfocada en nuestro destino nunca sabremos con seguridad si el camino que transitamos nos llevará a donde queremos llegar. El mundo con sus atractivos placeres, la carne con sus debilidades y Satanás con sus mentiras y sus semillas de orgullo se encargan a tiempo completo de descarriarnos y accidentarnos. Si no estamos constantemente verificando el rumbo que llevamos es muy probable que nos estemos descarrilando sin darnos cuenta. Ha veces el desvío es tal que se hace casi imposible retomar el camino cierto.

Mas una cosa es darse cuenta de que nos estamos desviando y otra es tomar acción para corregir el rumbo. Típicamente nos damos cuenta de que las cosas no están marchando bien pero somos muy indolentes para tomar una acción correctiva. Como buenos procrastinadores dejamos la cosa para último minuto y cuando vamos a ver ya es muy tarde para recapacitar. Si el Espíritu Santo o nuestra conciencia nos advierte que nos estamos alejando de la ruta trazada debemos tomar acción inmediatamente. Edward Smith, el capitán del “Titanic” estaba al tanto de la presencia de grandes bloques de hielo flotando a la deriva en el área de su ruta pero no ordenó tomar ninguna acción preventiva o evasiva hasta que avistaron un iceberg a 500 metros de distancia y ya era muy tarde para maniobrar y evitar la colisión. El resultado final es de todos conocido. ¿Esperaremos a que se nos presente un témpano en el derrotero o escucharemos las advertencias que la palabra de Dios nos da para actuar diligente y oportunamente? Mucho es el dolor que lograremos evitar si obedecemos la voz de Dios. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s