Consecuencias del desdén


Como ustedes no me atendieron cuando los llamé,
ni me hicieron caso cuando les tendí la mano,
sino que rechazaron todos mis consejos
y no acataron mis reprensiones,
ahora yo me burlaré de ustedes
cuando caigan en desgracia.
Proverbios 1:24-26a

El mundo en general vive dándole la espalda a Dios. El concepto postmoderno de la divinidad es tan amplio y tan ambiguo que hasta la uña del dedo gordo del pie puede considerarse como dios o como parte de una comunidad de dioses. Muchos se dan a la tarea de demostrar que Dios no existe como si con sus palabras vacías fueran a lograr que Dios dejara de ser. Otros utilizan el argumento de que la existencia de Dios es algo que escapa de su conocimiento y de su entendimiento y por lo tanto no pueden asegurar que Dios existe. Hay quienes piensan que Dios existe pero se ha alejado de su creación y ésta ya no le importa. Hasta hay unos que creyendo en Dios viven sus vidas de acuerdo con los designios del mundo como si Dios no existiera. Todas estas posiciones lo que buscan es escapar de la culpa prácticamente negando la existencia Dios, lo cual , si fuera el caso, les daría carta blanca para hacer lo que les viniese en gana.

La desagradable sorpresa que los arropará cuando llegue el día del Señor y ellos sean llamados a cuenta será un doloroso chequeo con la realidad. Allí podrán ver cómo toda acción, pensamiento, actitud y palabra que hayan formado parte de su vida, por su propia voluntad, será calibrada a la luz de la norma establecida por Dios para determinar lo que es bueno y lo que es malo. Allí dirán “Yo no sabía” pero estarán mintiendo haciéndose cada vez más merecedores del castigo que se les impondrá como sentencia. Ya basta de vivir a espaldas de Dios. Ya basta de desdeñar sus planes y sus promesas. Ya basta de ignorar su existencia y sus mandamientos. Pongan atención y escuchen la voz de Dios que los llama a andar por sus caminos. No dejen pasar la oportunidad. Reconcíliense con el Señor, que él es bueno y perdonador. No lo dejes para después por que será muy tarde ya para cambiar de rumbo. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s