Ofensas


Los niños juntan la leña, los padres encienden el fuego, y las mujeres hacen la masa para cocer tortas y ofrecérselas a la “reina del cielo”. Además, para ofenderme derraman libaciones a otros dioses. Pero no es a mí al que ofenden —afirma el Señor—. Más bien se ofenden a sí mismos, para su propia vergüenza.
Jeremías 7:18-19

Hemos sido creados para grandes cosas. No obstante, nos gusta dedicarnos a lo que no es  importante. Preferimos el lodo de la piara que la seda del palacio del rey. Cada día que pasa nos degradamos más y más hasta hacer de nosotros mismos algo abominable a los ojos de Dios. Buscamos a los ídolos que no pueden hablar ni pueden ver ni pueden oír. Les damos a ellos una atención que sólo se la debemos dar al Dios Todopoderoso, quien todo lo sabe y todo lo puede. Actuamos necia y torpemente en todo momento y aún cuando el agua nos llega al cuello, olvidamos que somos hijos del Altísimo y que fuimos creados para las buenas obras preparadas desde antes de la fundación del mundo para que anduviésemos en ellas.

¿Qué nos hace falta para vivir en paz y con gozo? ¿Que más tiene que hacer Dios para que nos demos cuenta de que solo en él podemos encontrar la realización de nuestra vida? Abandonemos de una vez por toda nuestra necia manera de vivir y entendamos que estamos aquí para servir a Jesucristo y no para disfrutar de lo que el mundo llama la buena vida. La verdadera buena vida es la que nos da Dios por su gracia maravillosa. Esa es la vida abundante que nada tiene que ver con las circunstancias que nos rodean sino que viene de lo mas profundo de nuestra alma porque hemos sido transformados por el poder de Dios para ser instrumentos en sus manos. Busquemos a Dios en todo momento y démosle la gloria  y el honor que sólo él merece. Dejemos de ofender a Dios y de ofendernos a nosotros mismos poniendo nuestra mirada en cosas que siempre estarán muy por debajo de la majestad de Dios. Dios recompensará el deseo de nuestro corazón. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Esta entrada fue publicada en Jeremías, La Palabra de Hoy y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ofensas

  1. LISETH dijo:

    Queridos hermanos en este momento necesito mucho de Dios me he alejado de El por circunstancias que ocurrieron en mi iglesia cristiana a las que no estuve deacuerdo… pero me siento mal no sabiendo a que Iglesia ir si cambiarme o seguir en la misma …. A Dios lo necesito porque me siento cada vez mas lejos de El y no encuentro un sentido ahora a mi vida…Espero hermanos que oren por mi y me orienten para tomar una sabia decision.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s