Mal general


Hay un mal en todo lo que se hace en esta vida: que todos tienen un mismo final. Además, el corazón del hombre rebosa de maldad; la locura está en su corazón toda su vida, y su fin está entre los muertos.
Eclesiastés 9:3

El orgullo del hombre le impide ver que su propia naturaleza es incapaz de hacer lo bueno. Aún las cosas que le parecen buenas son hechas muchas veces para satisfacer su ego y no a causa de una genuina preocupación por los demás. Es por ello que no podemos confiar en nuestras propias fuerzas ni tener las esperanza de que las cosas se van a resolver simplemente porque la humanidad aspira a coexistir en paz y armonía. Los llamados a la paz están usualmentes respaldados por el garrote de la guerra y en otros muchos casos la oferta de la paz es simplemente una mampara para cubrir algunas deficiencias de poder mientras estas pueden ser corregidas. Quien nunca ha tenido el más mínimo respeto por la vida humana es poco digno de confianza y sus palabras deben ser tomadas con mucho cuidado pues lo más probable es que oculten perversidad.

Los hombres siempre han intentado corregir su comportamiento mediante ajustes y mejoras en las condiciones socio-económicas que los rodean. Este es un enfoque absolutamente erróneo. La conducta del hombre sólo puede ser cambiada desde adentro, a nivel espiritual, mediante el poder renovador y transformador de la presencia de Dios en la vida del creyente. Cualquier intento de modificar la conducta human mediante estímulos externos se encontrará con la formidable barrera de la naturaleza carnal y pecaminosa. Por muy favorables que sean las condiciones que rodean al ser humano su necedad y su maldad siempre lo llevarán al conflicto y a la agresión. Transformemos la sociedad mediante el cambio individual del hombre. No lo hagamos al revés pues estaríamos condenándonos al fracaso. Sólo Dios tiene la solución a todos los males de la humanidad. Sólo Dios puede cambiar las cosas, un hombre a la vez. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Esta entrada fue publicada en Eclesiastés, La Palabra de Hoy y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mal general

  1. Edith Calderón dijo:

    El tema de hoy es una muestra clara de lo que hoy se esta viviendo en nuestro país , el proceso de paz,si el deseo de cambio no viene de dentro del corazón de los actores del conflicto , no va dar frutos ojalá tengan los oídos abiertos el corazón dispuesto y las manos listas para empezar un nuevo caminar en el amor misericordioso de Dios . A el le sea la gloria.
    Uestra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s